gral

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad respiratoria crónica que se caracteriza por la inflamación de las vías aéreas (bronquios y bronquiolos), disminuyendo el paso de aire al pulmón provocando falta de aire al inspirar y dificultad para soltarlo produciendo un sonido agudo característico (sibilancia). Los síntomas más frecuentes en pacientes con asma son (pueden variar en intensidad y frecuencia):

  • Sibilancias: sonido que hace el aire al pasar por las vías respiratorias congestionadas.
  • Dificultad para respirar
  • Sensación de opresión en el pecho
  • Tos
  • Despertarse por las noches
  • Dificultad para realizar tareas cotidianas simples.

Pueden aparecer varias veces al día o en la semana, y en algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche.

Asma alérgica

Cuando el asma es desencadenada por un alérgeno se denomina asma inducida por alergia, o simplemente asma alérgica. Este es el tipo de asma más frecuente, especialmente en niños(7). El asma alérgica se produce cuando nuestro cuerpo "percibe" al alérgeno como una sustancia potencialmente hostil (aunque en la realidad no lo sea) y produce una sustancia llamada inmunoglobulina E (o IgE) para defenderse. El problema surge con niveles excesivos de IgE que pueden desencadenar inflamación en las vías aéreas, derivando en una crisis o en el empeoramiento del asma(8,9).

Los alérgenos son sustancias que desencadenan una reacción alérgica en el cuerpo cuando se ingieren, se inyectan (por la picadura de un insecto, por ejemplo), se tocan o se inhalan. El nombre puede resultar raro, aunque los alérgenos son mucho más frecuentes de lo que imaginamos: entre los más conocidos están el polen, el moho y los ácaros(1,2).

Cada organismo puede presentar una reacción diferente a estas sustancias, y en algunos casos simplemente no existe reacción alguna. Por esta razón, mientras algunas personas pueden presentar picazón ocular, congestión nasal, estornudos y reacciones cutáneas (como urticaria, dermatitis y picazón) al entrar en contacto con alérgenos, a otras les afecta los pulmones y las vías respiratorias, desencadenando síntomas de asma(1,4).

Asma no alérgica

No todo asma es de origen alérgico (o causadas por el contacto con un alérgeno). El asma no alérgica es más frecuente en adultos que en niños, y puede ser desencadenada por factores como el ejercicio físico, el estrés, la ansiedad y el aire frío o seco(10).

¿Cómo saber si sufrís de asma alérgica o no alérgica y cómo eso impacta en tu tratamiento?

Muchas veces el asma alérgica viene acompañada de otras alergias presentes en la misma persona o en un integrante familiar, por ejemplo: rinitis, alergia a algunos tipos de alimentos o medicamentos y antecedentes de eczemas en la infancia (enfermedad inflamatoria de la piel)(6).

Únicamente tu médico puede decir si lo que tenés es asma alérgica o no alérgica. Para eso, puede indicarte dos tipos de pruebas:

  • Prueba cutánea (prueba de punción): en esta prueba, que por lo general se realiza en el consultorio médico, un profesional de la salud aplica pequeñas cantidades de alérgenos en la piel y mide la reacción unos minutos más tarde(4).
  • Análisis de sangre (prueba de IgE total o específica): esta prueba es capaz de evaluar la presencia de inmunoglobulina E (o IgE) en la sangre tras el contacto con un alérgeno específico.

Existe una gran variedad de exámenes para contribuir al diagnóstico del asma, desde pruebas de función pulmonar, pruebas de alergia, radiografía de tórax, tomografía computada, hasta hemogramas y estudios de esputo inducido. Pero el examen más frecuente que ayuda al médico a determinar el problema a nivel pulmonar es la espirometría(1,5).

Es posible que sea necesario repetir estas pruebas y exámenes varias veces, y con alérgenos diferentes, hasta que se pueda decir con exactitud si el asma es de naturaleza alérgica, y cuál/cuáles son los alérgenos que te afectan.

alergenos

¿Cuáles son los síntomas?

Es posible que no tengas el asma controlada si:(1)

  • Los síntomas se vuelven más frecuentes, más graves, empiezan a perturbarte o hasta privarte del sueño nocturno.
  • Ves limitadas tus actividades diarias, perdés días de estudio o trabajo a causa del asma.
  • Notás que los tratamientos para el asma dejaron de funcionar con el tiempo.
  • Necesitas usar medicamentos para aliviar los síntomas en forma más frecuente. ATENCIÓN: si estás usando medicamentos para aliviar los síntomas (broncodilatadores) más de dos veces por semana, el asma no está bajo control adecuado.
  • Tenés que recurrir de urgencia al hospital o al médico como resultado de una crisis asmática.

En cualquiera de estos casos, es imprescindible que le informes a tu médico.

Por lo tanto, se requiere que el médico analice las siguientes situaciones:

  • Enfermedades concomitantes que puedan presentar síntomas similares, como disfunción de las cuerdas vocales, estenosis traqueal, síndrome de hiperventilación, rinosinusitis, reflujo gastrico, hipertiroidismo, entre otras(3).
  • Factores agravantes, como la exposición a alérgenos, el uso de medicamentos como betabloqueantes, antiinflamatorios no esteroides e inhibidores de la ECA (enzima convertidora de angiotensina)(2).
  • Adherencia al tratamiento. Es necesario asegurarse de que el paciente esté haciendo un uso correcto de la terapia farmacológica y cumpliendo las recomendaciones terapéuticas(4).

¡No olvides! Vos sos el principal actor para el éxito del tratamiento.

¡Cumplí con tu parte y viví plenamente, sin que el asma irrumpa en tu vida diaria!

slickslider

Asma

slickslider

Conocé sobre el asma

Asma y calidad de vida

slickslider

Referencias

1. National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) - National Institutes of Health. Disponible en: http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/asthma/signs 2. Global Initiative for Asthma (GINA). Disponible en: http://www.ginasthma.org/local/uploads/files/GINABurdenReport_1.pdf  3. World Health Organization. Global surveillance, prevention and control of chronic respiratory diseases: a comprehensive approach, 2007. 4. Mayo Clinic. Allergies and asthma: They often occur together. Disponible en: http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/asthma/in-depth/allergies-and-asthma/art-20047458 5. WebMD. Allergic Asthma – Tips to control allergens. Disponible en: http://www.webmd.com/asthma/guide/allergic-asthma#2-5 6. Silva ECF, Lamb NG. TERAPIA DE ALERGIA RESPIRATORIA ANTI-IGE. Revista del Hospital Universitario Pedro Ernesto. 2008; 7 (2): 93-98. Disponible en: http://revista.hupe.uerj.br/detalhe_artigo.asp?id=207 7. American College of Allergy, Asthma & Immunology. Eye Allergy. Disponible en: http://acaai.org/allergies/types/eye-allergies 13. Haselkorn, T et al. J Allergy Clin Immunol. November 2009. 22. Premier Allergy, Asthma & Sinus Care. Non-allergic Asthma. Disponível em: http://www.premier-allergy.com/non-allergic-asthma/ Acesso em agosto de 2017.  24. MedlinePlus. Allergies. Disponível em: https://medlineplus.gov/ency/article/000812.htm Acesso em agosto de 2017.